Gracias a las muchas reclamaciones que las familias numerosas han hecho en la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, este ha actuado de oficio, dirigiéndose a las Comercializadoras de referencia  de ENDESA, IBERDROLA Y NATURGY, aportando SOLUCIONES.

Este es el escrito:  

Las personas promotoras denuncian que la duración del bono social vinculado al título de familia numerosa está unido al periodo de vigencia del título que acredita esa condición, cuya caducidad se produce al alcanzar los 21 años alguno de los hijos que conforman la unidad familiar, aunque se puede renovar el título de familia numerosa en años sucesivos hasta alcanzar los 25 años si se acredita que el hijo en cuestión está cursando estudios oficiales.

Este trámite de renovación anual del título de familia numerosa, que corresponde gestionar a la Junta de Andalucía, debería realizarse de forma sencilla y resolverse con rapidez, sin embargo esto no ocurre así y, lamentablemente, los retrasos en el proceso de renovación del título son habituales y en algunas provincias andaluzas han llegado a dilatarse hasta 6 meses desde la presentación de la solicitud.

Una de las consecuencias de este retraso es la imposibilidad de renovar el bono social, ya que para efectuar su renovación, tal y como se señala en la normativa de aplicación, se requiere estar en posesión del título de familia numerosa en vigor. Eso supone que las familias afectadas, pese a seguir ostentando los requisitos para ser consideradas familias numerosas, no pueden beneficiarse del bono social hasta que no concluye el proceso de renovación y pueden aportar el título renovado junto con su solicitud de bono social. Esto puede implicar la pérdida del beneficio de reducción en la factura eléctrica durante varios meses.

En efecto, el Real Decreto 897/2017, por el que se regula la figura del consumidor vulnerable, el bono social y otras medidas de protección para los consumidores domésticos de energía eléctrica, establece en el art. 3.2.b) como requisito para acceder al bono social «Estar en posesión del título de familia numerosa», especificando la Orden ETU/943/2017, de 6 de octubre, por la que se desarrolla el Real Decreto 897/2017, que para la solicitud del bono social, «en el caso de las familias numerosas, deberá aportarse copia del título de familia numerosa en vigor».

A su vez, el artículo 9.3 del Real Decreto 897/2017 establece que «en el caso de las familias numerosas que sean perceptoras del bono social, la aplicación del bono social se extenderá al periodo en que se encuentre vigente el correspondiente título de familia numerosa».

Comprobamos, por tanto, que el bono social se aplicará únicamente durante el plazo de vigencia del título de familia numerosa, extinguiéndose al concluir la vigencia del mismo, salvo que se acredite su renovación, en cuyo caso podrá solicitarse nuevamente el bono social que estará vigente hasta la fecha de fin de vigencia del título.

Por otra parte, el Decreto 172/2020, de 3 de octubre, por el que se regula el procedimiento para el reconocimiento de la condición de familia numerosa y su categoría, la expedición, renovación, modificación o revocación del título y del carné de familia numerosa, en la Comunidad Autónoma de Andalucía, exige en su artículo 6, apartado c) que en el caso de hijos o hijas, mayores de 21 años y hasta los 25 años, ambos incluidos, y personas discapacitadas o incapacitadas para trabajar, cualquiera que fuese su edad, «se presentarán los documentos acreditativos actualizados, anualmente entre los días 15 y 30 de noviembre, preferentemente».

Lo que esto provoca es que la vigencia del título de familia numerosa sea muy reducida, de únicamente un año, en las familias numerosas donde hay uno o varios hijos mayores de 21 años en situación estudiantil, por lo que hay que ir renovando el título anualmente para poder disfrutar de los beneficios que ofrece la condición de familia numerosa, entre los que se encuentra el derecho a solicitar el bono social.

El problema que se origina por esta situación, y que viene siendo manifestado por un gran número de familias que interponen sus quejas ante esta Institución, es que, en numerosas ocasiones, el retraso en la renovación del título de familia numerosa por parte de la administración competente provoca que no puedan solicitar la renovación del bono social o que, si lo solicitan, se deniegue la concesión del bono al no contar con el título de familia numerosa en vigor.

Este retraso en la renovación del título de familia numerosa, por lo tanto, desemboca en la no aplicación del bono social a pesar de cumplir los reclamantes todos los requisitos establecidos en el artículo 2 de la Ley 40/2003, de Protección a las Familias Numerosas, los cuales dan derecho a tener la consideración de familia numerosa y, por ende, a obtener el título acreditativo de dicha condición.

Así, nos encontramos ante la perspectiva de un importante número de personas que no han podido disfrutar del beneficio del bono social por un motivo en absoluto imputable a aquéllas, como es el retraso en la tramitación de la renovación de los correspondientes títulos de familia numerosa por parte de la administración competente. Situación que, además, se repite anualmente en estas familias dada la coincidencia entre la fecha de vencimiento del título de familia numerosa y la fecha de renovación del bono social.

Los reclamantes también señalan que, cuando finalmente reciben el título de familia numerosa convenientemente renovado y lo presentan a las empresas comercializadoras para conseguir la renovación del bono social, estas empresas no aceptan aplicar las bonificaciones en la factura de forma retroactiva para cubrir el periodo de tramitación del nuevo título, pese a que el mismo estipula como fecha de inicio de su vigencia la fecha en que se presentó la solicitud de renovación.

Aducen las empresas que el bono social sólo se aplica desde la fecha en que presenta la solicitud de renovación del mismo acompañada de toda la documentación necesaria. Una solicitud, por tanto, que sólo puede presentarse cuando se dispone ya del título renovado.

El resultado de todo ello, como venimos señalando, es que algunas familias numerosas, ademas de verse obligadas a renovar todos los años tanto el título correspondiente como el bono social, se ven también enfrentadas al problema de perder las bonificaciones correspondientes a las facturas eléctricas de uno o varios meses del año.

Esta situación, a nuestro entender injusta, deriva en cierta medida de una concepción inadecuada en la normativa estatal -Real Decreto 897/2017- del valor jurídico del título de familia numerosa, al que parece concebir como requisito sine qua non para adquirir la condición de familia numerosa. Una concepción, que supone otorgarle al título la condición de instrumento de eficacia constitutiva respecto de la condición de familia numerosa, lo que parece ir en contra de la opinión manifestada al respecto por la jurisprudencia constitucional vigente.

En efecto, la STC 77/2015, de 27 de abril, ha puesto en duda la consideración del título de familia numerosa como instrumento de eficacia constitutiva, posicionándose a favor de la consideración de aquél como un instrumento de eficacia declarativa de la condición de familia numerosa.

En el caso objeto de controversia que dio pie a la STC 77/2015 se optó por admitir una interpretación “antiformalista”, la cual beneficiaba a la familia numerosa que, a pesar de cumplir los requisitos exigidos para poder ser considerada como tal, no disponía del título acreditativo previsto en el art. 5 de la Ley 40/2003, de Protección a las Familias Numerosas.

Sin embargo, observamos que tanto en el Real Decreto 897/2017 como en la Orden ETU/943/2017 sí parece otorgársele eficacia constitutiva al título de familia numerosa, toda vez que se exige «estar en posesión del título de familia numerosa» y «aportarse copia del título de familia numerosa en vigor», respectivamente.

Esta Institución entiende que sería posible trasladar esta concepción jurisprudencial al ámbito regulatorio del bono social eléctrico y aplicar al procedimiento de renovación del mismo una interpretación “antiformalista”, que posibilite el mantenimiento de los beneficios asociados al bono durante el periodo que se precise para la renovación del título de familia numerosa. Esto podría conseguirse por dos vías alternativas.

Así, sugerimos en primer lugar la posibilidad de conceder el bono social de forma condicionada, de manera que baste con presentar la solicitud de renovación del título de familia numerosa para su concesión, sin perjuicio de que sea obligatorio acreditar en el plazo que se determine que se ha producido la renovación del título aportando copia del mismo. En aquellos casos en que no se acreditara la posesión del título en el pazo fijado, se podría exigir el pago de las cantidades percibidas indebidamente, cargándolas en las facturas que se giraran con posterioridad.

De no aceptarse esta posibilidad de reconocimiento anticipado del título, podría plantearse como segunda alternativa el otorgamiento de efectos retroactivos a la concesión del bono social tras acreditarse la renovación del título de familia numerosa, de modo que se procediera a la devolución de las cantidades no bonificadas durante el periodo transcurrido entre la fecha de vigencia del título de familia numerosa y la fecha de efectividad del bono social.

En base a lo expuesto, se considera oportuno promover una actuación de oficio con objeto de exponer el alcance del problema y, en su caso, proponer soluciones al mismo.

En el curso de esta actuación nos hemos dirigido a las principales empresas comercializadoras de referencia, con el fin de estudiar una posible flexibilización en la consideración de lo dispuesto por la normativa reguladora del bono social, de forma que se posibiliten, o bien el otorgamiento del bono social condicionado a la posterior acreditación de la condición de familia numerosa (bastando, para la concesión del bono, la presentación de solicitud de renovación del título de familia numerosa), o bien la devolución de las cantidades cobradas cuando no se otorgue el bono social por un retraso en la tramitación de renovación del título de familia numerosa.

Asimismo, también nos hemos dirigido al Defensor del Pueblo de España para que sea valorada una posible modificación de la normativa reguladora del bono social, de manera que se introduzcan en el articulado de la misma las posibilidades a las que hacíamos referencia en el párrafo anterior, relativas a los casos donde no es posible acreditar en plazo la condición de familia numerosa.»